LAS MARCHAS DE QUIENES ODIAN A AMLO PORQUE ES AMLO

0
115







MGID s
Loading...

Hoy hubo manifestaciones en algunos pocos estados del país. No fueron multitudinarias (ni siquiera en la Ciudad de México, donde hubo poco más de 5 mil manifestantes) y en algunos casos (como en Zacatecas) eran a lo mucho como 15 personas.

¿La razón de las manifestaciones? Protestar contra la gestión de Andrés Manuel López Obrador. ¿Por qué? Ahí los motivos son muy “complejos” de entender: que porque es autoritario, que porque la economía va mal, que porque no cumple, que porque cumple, que porque canceló en Aeropuerto en Texcoco, que porque no hace el de Santa Lucía, que porque no quiere a los niños y “les cancela sus estancias”, que porque odia a las madres y a los enfermos y a los ancianos y a todos, que porque es indigno de ser Presiente, que porque no fue a la reunión del G20, que porque es “mentiroso”, que porque es autoritario, que porque reprime, que porque no reprime, que porque todos los días hace conferencias de prensa, que porque es un altanero, que porque no es altanero, que porque tiene vínculos con Donald Trump, que porque no los tiene

Las protestas, en sí, son contra AMLO. Los motivos son raros de entender. “Complejos”. Y son así por una simple razón: porque la gente que marcha odia a AMLO y siempre lo odiará, a pesar de haber sido elegido democráticamente y con una legitimidad que ningún mandatario en el país (y pocos en el mundo) han tenido.

Quienes protestan lo hacen porque AMLO les parece un Presidente indigno de ellos. Porque lo odian. Porque les molesta su tono. Porque no aceptan que haya, en el país, un Presidente que mire por los pobres primero. Les molesta porque habla despacio, y por su acento. Les revienta porque lo odian y siempre lo han odiado. Y es odio los nubla.

En la marcha, las pancartas eran todas mentira: que AMLO es autoritario, que AMLO viola la libertad de expresión, que AMLO está destruyendo al país, que AMLO está destruyendo al sistema de salud en México.

Todas mentiras, todas falsedades. Todo invento.

Pero para quienes marcharon, eso no importa. Eso es lo de menos. Ellos odian a AMLO y están dispuestos a creer hasta lo más absurdo e ilógico para seguir manteniendo su irracional odio hacia el Presiente.

Y como lo odian, y como no lo soportan, y como para ellos es inadmisible que sea Presidente, la única acción viable es que se vaya, que renuncie, que no sea más tiempo mandatario. Por eso dicen: “vete AMLO”, y porque eso afirman “Fuera López”, y por eso marchan para que el tabasqueño deje de ser lo que es: el Presidente de México.

Ellos no protestan. Ellos odian. Eso debe quedar bien claro.

Ellos, que hoy se manifestaron, que piden “libertad de expresión”, en realidad lo que están haciendo es ir en contra de los principios más básicos de la democracia: la elección libre y el voto de la mayoría. No soportan que AMLO haya ganado, les indigna eso, les molesta, no pueden vivir con eso. Y por ello protestan. Por eso marchan. No aceptan que el país sea libre y democrático y que en una elección limpia, AMLO haya ganado. Eso no lo aguantan.

Ellos, quienes marchan, evidentemente no son los dueños del país. Ni son los que mandan. No son la mafia del poder. Son un conjunto de personas clases medias y algunas pudientes, que odian. Odian. Y vuelven a odiar. Eso sí: son la punta de lanza de los que sí son dueños y quieren recuperar al país. Pero solamente eso: punta de lanza.

Tienen libertad de expresión, evidentemente. Sin embargo, habrá que tener cuidado: su libertad busca que no haya libertad de los otros, y pretende que la democracia, que la victoria democrática de hace uno año, se revierta.

Esa es su apuesta. Y como odian tanto a AMLO, no se enteran que son hoy el grupo más antidemocrático que hay en el país.

ALl
Loading...